MISIONERAS CLARETIANAS-10

QUIÉNES SOMOS

Las Misioneras Claretianas nacimos en Cuba en 1855. Nuestros fundadores María Antonia París (1813-1885) y San Antonio María Claret (1807-1870) sentían una gran preocupación por la renovación de la Iglesia. Para ellos consistía en “poner en pie el Evangelio”: ser más fieles a Cristo viviendo con radicalidad la pobreza y la caridad, trabajando incansablemente por anunciar La Buena Noticia. La visión misionera de ambos, unida al deseo de vivir el Evangelio, convergen en una nueva familia religiosa en la Iglesia.

VISIÓN

Crecer en fraternidad claretiana, en espíritu de familia, como hermanos, cada uno con sus diferencias y valores. Tomar conciencia de que somos familia y de que desde el trabajo de cada cual nos sentimos unidos a las dificultades y a las alegrías de los demás.

Compartir la comunión de vida y misión y llegar a proyectos y acciones concretas. Esto supone implicaciones para la vida de cada institución y un esfuerzo por plasmar en algunos proyectos comunes nuestro ideal de misión compartida.

MISIÓN

Ser signos de amor del Padre e instrumentos para que el don de la vida llegue a su plenitud. Con esto en mente, cuidar la creación y construir una historia fraterna y solidaria. Una misión que compartimos con todos los discípulos de Jesús y con todos los hombres y mujeres que luchan por construir una historia según el designio del Padre.

Un don específico que Dios nos ha dado a través de San Antonio Mª Claret y que, a su vez, compartimos con las varias instituciones inspiradas en esta experiencia. Así, queremos unir complementariamente nuestros dones carismáticos para llevar al mundo de hoy el mensaje de Jesús.

DÓNDE ESTAMOS

Nuevas casas se abren en España y otras partes de Cuba. La Congregación se va extendiendo por diversos países para llevar el Evangelio a toda Criatura. Se va haciendo así verdadero el Blanco y Fin, “programa” redactado por María Antonia París, recogido con cariño y profundidad por hermanas de diversas culturas. Según las necesidades de la Iglesia y del mundo las hermanas responden en la labor educativa, parroquial y diocesana, promoción social, trabajo con los consagrados… La fraternidad y el encuentro con el Señor Jesús, especialmente en la Eucaristía y su Palabra, les dan fuerza. Y es en sus vidas donde podemos conocer mejor el carisma legado por Antonia Ma Claret y Antonia Ma París. Hoy la Congregación está realizando la misión evangelizadora en 27 países.

¿ALGUNA DUDA?

¿QUIERES CONTACTAR CON NOSOTROS?

NUESTRAS REDES SOCIALES

Informate de nuestra actualidad